Viajar

Viajar es: Vivir, Conocer, Experimentar, Sentir, Comprender, Obtener perspectiva, ...

Viajar es vivir

Viajar te convierte en una persona más tolerante ante las diferencias. Verás que existen unas opiniones, formas de ver la vida, comportarse, etc,  diferentes. 

Te ayuda a conocer lugares  y formas de vida, que son muy diferentes a nuestra realidad. En cada lugar existen unos valores y unas prioridades de vida, posiblemente diferentes a las tuyas. 

Descubrirás maneras de interpretar el mundo y los problemas de los otros. Ante problemas iguales o parecidos las respuestas pueden ser diferentes. 

Encontrarte en situaciones diferentes, te hace romper la monotonía diaria, potenciar tu mente, mejorar tu capacidad de adaptación, hacerte más flexible, etc. 

Aumenta la auto-confianza en uno mismo. El simple hecho de ver como vas saliendo  de situaciones nuevas, o comprometidas,  mejora la confianza. Situaciones que quizás antes no habías vivido o en tal magnitud. 

Distintas costumbres son también distintas formas de enfocar y solucionar los problemas de la vida. Si además ayudas o colaboras de alguna forma en acciones solidarias, aumenta la seguridad en uno mismo y la autoestima. 

Las ayudas, intercambios y los favores  hechos a  otras personas, se extienden como una mancha, que beneficia a toda la humanidad. Al estar agradecido por la atención recibida, hay una tendencia a devolverlo a otra persona. Es una forma de compensar, eso que tan útil ha sido para uno mismo.  Por ello reaparecen sentimientos a veces olvidados, como agradecimiento, alegría, solidaridad, entendimiento etc.

Aumenta tu capacidad para aprender y hablar otros idiomas. La necesidad del día a día, hace que tengas que aprender al menos, lo básico de otros idiomas, para poder entenderte. Bien sea el idioma del país, o un idioma puente como el francés, inglés, etc.